SALAM ALEYKOUM ( PAZ Y BENDICIONES PARA USTEDES)
Deseo compartir con ustedes lo que encontre y conoci abriendo mi corazon y aceptando el islam con fé.
Aqui en peru los cambios son mas dificil de aceptarlos...pero les aseguro que nada es imposible.
Soy conversa al islam desde noviembre del 2009 ALHAMDULILAH( Gracias a dios)
encontre la verdad y todo lo que necesitaba para sentirme bien conmigo y con los demas.Mi prioridad ahora es agradar a ALLAH( DIOS ).
Les contare pues que hace poco estuve en el hospital con una caida que tuve.Pasando ahi la noche,tuve un sueño,el cual pude ver mucha gente muriendo,en el piso,y yo intentaba ayudarlos levantando sus cuerpos.....era una pena.
Desperte con lagrimas en los ojos,pensando que podia hacer y aqui vino la idea de crear una pagina para las personas que deseen conocner mas la religion y todo lo que pueda abarcar en ella.Me disculparan algunos errores,pero les prometo mejorar y colocar mas informacion,,,y porsupuesto ayudarnos poco a poco en este camino,donde solo nosotros escogemos,si retroceder o avanza.

PAZ Y BENDIONES PARA TODOS USTEDES.

PDT:porfavor si tuvieran alguna sufgerencia sera bienvenida para el aporte de la pagina....gracias.baslama.
Digg  Sphinn  del.icio.us  Facebook  Mixx  Google  BlinkList  Furl  Live  Ma.gnolia  Netvouz  NewsVine  Pownce  Propeller  Reddit  Simpy  Slashdot  Spurl  StumbleUpon  TailRank  Technorati  TwitThis  YahooMyWeb
 

Encabezamiento de la página web

 

EL CORAN Y SU SABIDURIA

EL CORÁN Y SU SABIDURÍA

El Corán es el mayor don otorgado por Dios a la humanidad, y su sabiduría es única. En pocas palabras, el propósito de la Escritura es conservar las revelaciones anteriores y restaurar la verdad eterna de Dios, guiar a la humanidad por el camino recto y estimular el alma humana, despertar la conciencia e iluminar la mente de los hombres.

El Corán es la palabra de Dios revelada a Muhammad a través del Santo Espíritu Gabriel, y está fuera de la inauguración humana producir nada semejante. Los contemporáneos de Muhammad han sido considerados como los mayores maestros de la lengua árabe, reconociéndoles motivos poderosos para poder crear un texto rival. Pero no pudieron producir nada similar al Corán, en contenido o estilo. Muhammad carecía de estudios formales y nunca lo ocultó. Su mayor mérito estriba en que fue un analfabeto, que se elevó entre analfabetos para enseñar a todos los hombres, intuidos y no instruidos, el auténtico mensaje de Dios. Este es el primer hecho que confirma que el Corán es la palabra de Dios.

El segundo hecho relativo a este Libro único es la indudable autenticidad de su orden y contenido, cualidad que no ha tenido, ni es posible tenga, ningún otro libro de ninguna clase. La autenticidad del Corán no ofrece dudas en cuanto a la pureza, originalidad y totalidad de su texto. Serios eruditos, musulmanes y no musulmanes, han llegado a la infalible conclusión de que el Corán que empleamos hoy es el mismo libro que recibió y enseñó Muhammad, por el que vivió y dono a la humanidad hace más de catorce siglos. Podemos ilustrar la autenticidad del Corán con estas observaciones.

1. El Corán fue revelado en porciones, gradualmente, pero nunca sin orden ni concierto. El nombre de Corán indica que fue un Libro desde sus comienzos (Corán, 2:2; 4:41‑42). Las disposiciones del Corán y la revelación gradual de sus pasajes responden a los planes y la voluntad de Dios, una voluntad a la que se sometieron Muhammad y sus compañeros (25:32; cf. 75:17).

2. Los árabes se distinguieron por su gusto literario, extremadamente refinado, que les permitió gozar y apreciar las buenas obras literarias. El Corán fue proclamado, por ellos, la obra maestra más sobresaliente de la literatura. Se emocionaron con su tono conmovedor y les atrajo su extraordinaria belleza. Encontraron en él la mayor satisfacción y el más profundo gozo, y se comprometieron a recitar y aprender de memoria la Escritura. Fue y sigue siendo admirado, citado, y apreciado por todos los musulmanes y por muchos no musulmanes.

3. Es obligado para cada musulmán, hombre y mujer, recitar una porción del Corán todos los días en la oración y durante la vela nocturna. La recitación del Corán constituye para los musulmanes una elevada forma de adoración y una práctica diaria.

4. Los árabes eran generalmente iletrados Así, tuvieron que confiar completamente en su memoria, para conservar los poemas y pasajes más apreciados. Se distinguieron por su extraordinaria memoria, en la que almacenaron su legado literario. El Corán fue reconocido por todos los pueblos de gusto literario como inimitable. Por ello se apresuraron a grabarlo en su memoria, pero solo del modo más notable y respetuoso.

5. Durante la vida de Muhammad, hubo expertos escribas y autorizados registradores de las Revelaciones. Cuando recibía un versículo o un pasaje ordenaba, inmediatamente, a sus escribas que los registraran, bajo su supervisión. Todo cuanto registraban era objeto de comprobación y autentificado por el propio Profeta. Se revisaba cada obra y se ponía en orden cada pasaje.

6. Cuando terminaron las Revelaciones, los musulmanes poseían muchos registros completos del Corán. Eran recitados, memorizados, estudiados y utilizados en cualquiera de los usos y costumbres diarios. Cuando surgía una diferencia, la duda era sometida al profeta para que resolviera el asunto, tanto si guardaba relación con el texto, con el sentido, o con la entonación.

7. Después de la muerte de Muhammad, el Corán había ya sido registrado en muchas memorias musulmanas, y en numerosas tablas. Pero esto no satisfizo a Abu Bakr, el primer Califa, que temía que la muerte, en el campo de batalla, de gran número de memorizadores, podía dar lugar a serias confusiones sobre el Corán. Consultó el caso con las principales autoridades y confió a Zayd Ibn Thabit, Primer Escriba de las Revelaciones de Muhammad, que recopilara un ejemplar ordinario y completo de la Escritura, en el mismo orden que autorizó Muhammad. Lo hizo bajo la supervisión y con la ayuda de los compañeros del Profeta. La versión final completa fue comprobada y aprobada por todos los musulmanes, que habían escuchado el Corán en los propios labios de Muhammad, y lo grabaron en sus memorias y corazones. Esto se hizo poco después de transcurrir dos años desde la muerte de Muhammad. Las Revelaciones estaban aún frescas y vivas en las mentes de los escribas, memorizadores y demás compañeros musulmanes del Profeta.

8. Durante el Califato de "Uthman", unos quince años después de Muhammad, se distribuyeron'.en abundancia ejemplares recopilados del Corán, en los nuevos territorios que entraron en contacto con el Islam. La mayoría de los habitantes no habían visto ni oído a Muhammad. A causa de factores regionales y geográficos leían el Corán con acentos ligeramente diferentes. Empezaron a surgir diferencias en la recitación y entonación que produjeron las disputas entre los musulmanes. "Uthman" intervino rápidamente para resolver la situación. Tras consultar con las principales autoridades, constituyó un comité de cuatro hombres, formado por los primeros escribas de las Revelaciones. Todos los ejemplares en uso fueron recogidos y sustituidos por una copia común, que se utilizaría con arreglo al acento y dialecto de Quraysh, el mismo dialecto y acento de Muhammad. Aquel dialecto fue adoptado y normalizado, porque era el mejor de todos y en el que fue revelado el Corán. Por ello, el Corán quedó, de nuevo, circunscrito al acento y dialecto del hombre que los recibió. Y a partir de aquel momento se ha venido utilizando la misma versión normalizada, sin el menor cambio de palabras o de orden, ni siquiera de signos de puntuación.

EL ESTILO DEL CORÁN :

Hemos dejado bien explícito en qué circunstancias el sagrado Corán fue revelado al Profeta (la paz y la bendición de Dios sean con él). Es, por ende, obvio que no puede tener uniformidad de estilo que caracteriza a otros libros de religión. También debemos tener presente que las aleyas de] Corán (tanto extensas como las breves) fueron reveladas al Mensajero de Dios para que predicase:- o sea, para que exhortase e instase de viva voz. Por lo tanto, no podían tener el estilo de un texto escrito. Este texto coránico es de una naturaleza muy peculiar, por consiguiente, su estilo había de ser sin igual. Dios confió al Profeta una misión sagrada y, para ello, tenía que apelar tanto a los sentimientos como al intelecto de las gentes; tenía que dirigirse a las más diferentes mentalidades y enfrentarse a situaciones inimaginables durante el transcurso de su misión.

Por ello, es evidente que, en tales condiciones, su prédica debía ser transmitida esencialmente de viva voz para apelar a los sentimientos y emociones y, así, poder transformar a los humanos para que fuese posible la transformación y organización de la comunidad islámica al influjo de los principios del Islam, cuyo mensaje está contenido en el Corán.

En su tarea de reformador, el profeta preparó, renovó, educó y purificó el alma de sus seguidores al transmitirles de viva voz, la palabra del Creador, a él revelada, en suras y versículos. A tal fin, también debía inculcarles el sentido del coraje y del honor, rebatiendo los argumentos de los opositores evidenciando los vicios y flaquezas mortales, etc. Resulta, harto evidente, la pertinencia de las repeticiones insistentes de ciertos versículos que son resaltados con especial persistencia, aunque a veces de formas diferentes para evitar la monotonía, en un lenguaje hermoso y apropiado para el sublime objetivo:- la transformación, mejora y perfección del hombre para transformar, promover y perfeccionar la comunidad humana.

Por otra parte, todas las suras coránicas contienen referencias a la esencia del Islam: - La Unidad de Dios, sus atributos, el Juicio Final, la Eternidad de la otra vida, el castigo y la recompensa, la profecía, la creencia en el libro, etc... Todos ellos aleccionan instando a la piedad, fortaleza y paciencia; la sumisión, fe y confianza en Dios, y otras virtudes esenciales para la perfección y salvación del hombre. Sin estas cualidades y virtudes presentes en las diferentes etapas, la comunidad musulmana no hubiera podido prosperar en su verdadero espíritu.

CÓDIGO COMPLETO DE VIDA

Para el lector mal informado, la afirmación de que el Corán es un código completo de Vida se presta a confusiones. Para el no iniciado resulta difícil desentrañar la esencia o realidad profunda que hace del Corán un Código de Vida. Mas Dios, en su infinita sabiduría, reveló el Corán a su Mensajero el Profeta Muhammad para evidenciamos y elucidarnos las verdades con su prédica.

La función principal del Corán es presentar claramente las bases y principios esenciales de la Fe Islámica para permitir al hombre el conocimiento del Sendero del Bien que le permitirá perfeccionarse y salvarse.

Define y delimita los contornos de todos los aspectos de la Vida. Fija hitos para la guía y orientación que lleva a la salvación. El profeta fue enviado por Dios para predicar el mensaje de Dios, guiar y orientar a la humanidad, explicar los problemas que son inherentes a la naturaleza humana para establecer un Orden o Sistema de vida que garantiza su perfección y salvación.

La revelación contenida en el Corán, señala al hombre, el modelo de vida para el individuo, la sociedad, y para el Estado Islámico.

El Corán es un código completo junto con la" Sunna" o Tradición Apostólica del Profeta.