SALAM ALEYKOUM ( PAZ Y BENDICIONES PARA USTEDES)
Deseo compartir con ustedes lo que encontre y conoci abriendo mi corazon y aceptando el islam con fé.
Aqui en peru los cambios son mas dificil de aceptarlos...pero les aseguro que nada es imposible.
Soy conversa al islam desde noviembre del 2009 ALHAMDULILAH( Gracias a dios)
encontre la verdad y todo lo que necesitaba para sentirme bien conmigo y con los demas.Mi prioridad ahora es agradar a ALLAH( DIOS ).
Les contare pues que hace poco estuve en el hospital con una caida que tuve.Pasando ahi la noche,tuve un sueño,el cual pude ver mucha gente muriendo,en el piso,y yo intentaba ayudarlos levantando sus cuerpos.....era una pena.
Desperte con lagrimas en los ojos,pensando que podia hacer y aqui vino la idea de crear una pagina para las personas que deseen conocner mas la religion y todo lo que pueda abarcar en ella.Me disculparan algunos errores,pero les prometo mejorar y colocar mas informacion,,,y porsupuesto ayudarnos poco a poco en este camino,donde solo nosotros escogemos,si retroceder o avanza.

PAZ Y BENDIONES PARA TODOS USTEDES.

PDT:porfavor si tuvieran alguna sufgerencia sera bienvenida para el aporte de la pagina....gracias.baslama.
Digg  Sphinn  del.icio.us  Facebook  Mixx  Google  BlinkList  Furl  Live  Ma.gnolia  Netvouz  NewsVine  Pownce  Propeller  Reddit  Simpy  Slashdot  Spurl  StumbleUpon  TailRank  Technorati  TwitThis  YahooMyWeb
 

Encabezamiento de la página web

 

¿Quien es muhammad?

¿QUIÉN ES MUHAMMAD?

TIENE USTED QUE CONOCER A ESTE HOMBRE

Muhammad (S.A.W) (c. 570 - 6 de julio de 632) era un líder religioso, político, y militar árabe que fundó la religión del Islam como fenómeno histórico. La opinión de los musulmanes no es la del creador de una nueva religión, sino como el restaurador de la original, la fe monoteísta de Adán, Abraham y de otros que se había corrompido. En la tradición musulmana, Mahoma se ve como el último y el más grande de una serie de profetas, como un hombre muy cercano a la perfección, poseedor de virtudes en todos los campos de la vida, espirituales, políticos, militares y sociales. Por 23 años de su vida, comenzando a la edad de 40, Mahoma divulgó la recepción de revelaciones de Dios. El contenido de estas revelaciones, conocido como el Corán, era memorizado y registrado por sus compañeros.Durante este tiempo, Mahoma predicó a la gente de Meca, implorándola para abandonar el politeísmo. Aunque algunos se convirtieron al Islam, Mahoma y sus seguidores fueron perseguidos por las autoridades principales de Meca. Después de 13 años de predicación, Mahoma y los musulmanes realizaron la Hégira ("emigración" a la ciudad de Medina (conocido antes como Yathrib) en 622. Allí, con los convertidos de Medina (Ansar) y los emigrantes de Meca (Muhayirun), Mahoma estableció su autoridad política y religiosa.

La Sunnha, libros que contienen la compilación de la vida de Mahoma, es de gran valor para muchos musulmanes, y la creen indispensable para la interpretación del Corán. Esto debido a que se tiene registrado dentro de ella, que el mismo Mahoma les ordenó a sus compañeros que escribieran todo lo que él decía,y conforme al Corán, toman sus palabras como revelación.

El Profeta permanecía en silencio por períodos largos de tiempo, no era verborrágico.

Cuando hablaba, decía sólo la verdad en una voz que agradaba a los oídos. No hablaba rápidamente como tantas personas hacen hoy; más bien hablaba con un discurso claro para que aquéllos que se sentaban con él pudieran recordarlo. Su discurso fue descrito por ser tal que cualquiera que deseó recordar sus palabras pudiera hacerlo muy fácilmente. Sus compañeros nunca lo describieron como un ser común ni indecente. Nunca maldijo ni insultó. Era dulce al hablar aún si debía reprochar algo.

La conducta más odiosa para él eran los malos modales. A veces repetía dos veces lo que estaba diciendo, para permitirles a los oyentes entenderlo bien, a veces lo repetía hasta tres veces. Él daba sermones cortos. Mientras decía los sermones sus ojos se ponían rojos, su voz subía de tono, y sus emociones se hacían visibles como si estuviera advirtiendo un ataque inminente del enemigo.

Llevó una vida simple sin ninguna extravagancia o lujo. Puso la vida mundana fuera de sus objetivos. ¡Él consideró mundo como una prisión, y no el Paraíso! Si hubiera deseado, podría haber tenido todo lo material, porque las llaves de los tesoros de este mundo se le ofrecieron, pero él se negó a aceptarlos. No intercambió su porción de la vida del más allá por la vida mundana. Supo siempre que el hombre en este mundo es un viajero, este mundo no es una residencia permanente. Entendió cabalmente que es una estación del tránsito hacia la última morada, no un parque de ocio. Dio a este mundo su valor real - una nube de verano que se dispersaría pronto.

Dios dice que Él lo enriqueció de la pobreza:

¿Y no te encontró necesitado, y te dio lo suficiente? (Corán 93:8)

Aisha, su esposa, dijo:

“Llegaba a pasar un mes sin que la familia de Muhammad encendiera fuego en su casa”. Ellos subsistían con dos cosas: dátiles y agua. Algunos residentes de Medina que eran sus vecinos le enviaban leche de oveja, que él bebía y compartía con su familia.” (Sahih Al-Bujari, Sahih Muslim)

¡Ella nunca se quejó de que la familia de Muhammad comió solo pan de cebada en pocas cantidades por varios días consecutivos desde el tiempo de su llegada a Medina hasta que él falleciera, es decir, aproximadamente 10 años!

Con todo esto, él se ponía de pie en el medio de la noche para ofrecer su gratitud a su Señor en la oración. ¡Oraba tanto tiempo que sus pies se hinchaban! Cuando sus esposas le preguntaban que por qué rendía tanto culto a Dios, su única respuesta era:

“¿Acaso yo no debo ser un siervo agradecido de Dios?” (Sahih Al-Bujari, Sahih Muslim)

¡Omar, uno de sus compañeros, recuerda los días en que pasó tanta hambre que a veces el Profeta no tenía ni dátiles podridos para satisfacer su apetito!

Abdullah Ibn Masud, otro compañero y testigo de estos hechos, dice que una vez, cuando Muhammad despertó del sueño, le quedaron en su cuerpo las marcas de la estera de hojas de palma ásperas sobre la que él dormía. Abdullah se quejó:

“¡Mi padre y madre sean tu rescate! ¿Por qué no nos permitiste preparar algo (más suave) para ti, así podrías haber descansado mejor?”

Él contestó:

“Yo no tengo nada que hacer con este mundo. Estoy en este mundo como un jinete que se detiene bajo la sombra del árbol durante un tiempo corto y, después de tomar un descanso, continúa nuevamente su jornada, dejando atrás el árbol.” (At-Tirmidhi).